Directora General de Sepia

Directora General de Sepia

De la curiosidad al cuestionamiento:
La maravillosa aventura de investigar

Facebook
Twitter
Google+

La investigación es una de las tareas más hermosas que ha podido desarrollar el ser humano.

Desde tiempos inmemoriales (dice la Biblia que desde que Adán osó comer del fruto de la sabiduría) el hombre se ha visto impelido, por su condición de sapiens, a saber, a buscar, a indagar, a conocer.
Esta condición ha pasado por variedad de momentos, entendidos, grosso modo, como el período mágico, el período mágico-religioso y el científico.

En el primer momento el hombre interpretó todo como lleno de dioses, quienes se “manifestaban” a través de fenómenos naturales. En ese entonces las respuestas derivaban de la observación y estaban cargadas de misticismo e imaginación:

El movimiento de los astros, los ciclos de la naturaleza, la vida y la muerte y todo lo que en el contexto del hombre primitivo ocurría, tenía una respuesta desde el imaginario colectivo, respuesta que complacía y paliaba la ansiedad de saber.

Sin embargo, éstas no respondieron por siempre y para siempre, pues, aunque sabemos que el conocimiento está fundado en la formulación de preguntas y respuestas, lo cierto es que en ellas vive también el germen del cuestionamiento y este ocurre indefectiblemente.

Así, el cuestionamiento a las primeras respuestas dio pie a otra forma de conocimiento, un poco más estructurado y con propósitos civilizatorios, conocido como conocimiento mágico-religioso.

Ordenar los mitos y ritos y ponerlos al servicio de una institución, fue quizá la gran tarea que se desarrolló en este segundo período. Se crearon dogmas, leyes y se instituyeron valores y principios que se tomaron como verdad por largos siglos.

El surgimiento de las religiones es muestra de ello, así como la expansión y creación de centros para el estudio e interpretación de estos dogmas.

Esto fue así hasta que nuevamente se cuestionaron las respuestas y surgió lo que hoy día conocemos como conocimiento científico.

Fundado en principios de raigambre racionalista, heredados de la filosofía griega, el conocimiento  y el saber que marca el conocimiento científico tiene el sello de lo que conocemos como investigación.

La investigación, actividad denodada, metódica, universal y aplicable, es la garante de que hoy en día nuestros juicios tengan ese grado de infalibilidad, esa garantía del saber proveniente del hecho demostrativo y otras aproximaciones epistémicas que hoy conviven en nuestro entorno.

Su práctica se ha sistematizado al punto de ser una actividad rigurosa, de la cual muchos huyen, sin embargo, hay que decirlo, la investigación es una aventura maravillosa.

Investigar ha sido la tarea que hemos venido desarrollando los amantes de la sabiduría y el conocimiento, todo en aras de dar respuestas, de una manera coherente e integrada, a las preguntas que se plantea el hombre actual. Asuntos como la sustentabilidad, lo humano, lo creativo, lo racional, lo metódico, lo intuitivo y todo aspecto que demande la investigación contemporánea, son tratados en SEPIA con especial interés, más aún si en ellas hay un foco hacia lo artístico, el diseño y la innovación.

Por ello, si te gusta investigar, innovar y conocer, te invitamos a participar activamente en nuestros espacios. Te invitamos a ser parte de esta reflexión acción; te invitamos a hacer crecer, desde una visión humanista, la pasión por la innovación y la investigación, en fin, te invitamos a hacer del Arte una Investigación y viceversa.

Últimos post

Menú de cierre
×
×

Carrito